Andas con palio del Siglo XIX

Una joya del patrimonio artístico de nuestra hermandad se trata indudablemente de las andas donde Nuestra Señora de los Dolores procesionó desde finales del siglo XIX. Cuando se adquirió el paso donde procesiona en la actualidad, las andas anteriores quedaron en desuso, utilizándose únicamente la peana y la crestería, esta última aprovechándose desde el año 2001 a modo de respiraderos de unas andas muy simples en las que la Virgen realizaba el rosario de la aurora cada Viernes de Dolores.

En el año 2017, año del III centenario de la hechura de Nuestra Señora de los Dolores por D. José Montes de Oca, la Junta de Gobierno decidió recuperar la forma en la que la imagen salía antiguamente, recuperando las piezas originales que se encontraban en la casa de hermandad en muy mal estado de conservación. Gracias al esfuerzo tanto de los miembros de la Junta de Gobierno como de hermanos y devotos pudo llevarse a cabo, procesionando de esta forma en la mañana y tarde del Viernes de Dolores de ese mismo año.

Las andas fueron adquiridas en el año 1884 al comerciante sevillano Federico Lastortres, y constan de respiraderos, peana, ocho varales, dos candelabros y palio con crestería, todo en plata “roult”. En su origen, de la crestería colgaban guirnaldas de plata que por desgracia se perdieron, así como una serie de estrellas de ocho puntas situadas en el techo de palio.

Las andas siguen las medidas originales, que son de 2,25 metros de largo por 1,5 metros de ancho, tomados como referencia para realizar la estructura del paso. Los respiraderos en la actualidad están depositados en la Hermandad de Vera Cruz de La Puebla de Cazalla, siendo de plata con medallones dorados en el centro que representan diversos motivos relacionados con la hermandad, como son la Corona de Espinas, un Avemaría y el corazón con los siete puñales. Por ello, se intuye que en su origen realemente pertenecían a nuestra hermandad, pero por algún motivo desconocido, de préstamo o bien de venta, acabaron en la hermandad de Vera Cruz. Aún así, esta hermandad los cede amablemente para la salida de la Virgen cada Viernes de Dolores.

Ocho varales de cañas y macollas lisas sostienen una crestería, también de plata, ornamentada con motivos vegetales y con las puntas hacia arriba. Al perderse las guirnaldas que colgaban originalmente, se optó por que colgaran de la crestería unas caídas de terciopelo negro. El techo de palio también es de terciopelo negro, sobre las que ubican ochenta y dos estrellas de ocho puntas de alpaca plateada dispuestas de manera circular en torno a una paloma de plata sobre un resplandor. Tanto las estrellas como la paloma fueron realizadas por los talleres de Viuda de Villarreal en el año 2018. La peana también es original, de plata, y sobre ella se dispone Nuestra Señora de los Dolores tanto en sus salidas procesionales como todo el año en el camarín de su capilla.

El paso queda completado con una candelería compuesta por veinte candelabros y un juego de jarras ubicadas en los laterales, de autor y año desconocidos.

Las andas son llevadas por los hermanos y devotos a través de dos varales laterales, procesionando cada Viernes de Dolores en el rosario de la aurora de por la mañana y en el traslado de vuelta desde la parroquia esa misma tarde, mostrando una imagen más propia de otros siglos. Asimismo, las andas fueron cedidas a la querida Hermandad de Nuestra Señora de las Angustias de Jerez de la Frontera en la cuaresma del año 2020, para presidir el Vía Crucis de la Agrupación de Cofradías de dicha ciudad.